Franquiciar el negocio
London café
Síguenos en: S�guenos en Facebook S�guenos en Twitter RSS

Franquicias por Sectores

La franquicia Alfil.be y su innovador concepto de papelería

Bookmark and Share
Compartir

Esta cadena pone a tu alcance un negocio que funciona, una franquicia segura, con una inversión razonable y el soporte y la ayuda de una empresa consolidada que ya gestiona una red de más de 100 tiendas en toda España.

Alfil.be ha revolucionado el sector de las papelerías con un modelo de negocio renovado. Ha eliminado los grandes costes de estructura que caracterizaban a las franquicias de este sector, convirtiéndose en la cadena de papelerías más rentable. Sin stocks inmovilizados, sin mermas, sin grandes estructuras de personal, con un sistema de logística excelente y una central con más de 300.000 referencias disponibles en menos de 24 horas. Alfil.be se ha alzado con el título de papelería del siglo XXI.

UN BUEN SECTOR EN EL QUE INVERTIR
Los productos de papelería son productos de primera necesidad, con un coste bajo que facilita su compra y dirigidos a absolutamente todo tipo de público, particulares y empresas. Partiendo de esta base, el sector de la papelería ya ofrece en sí mismo muchas posibilidades de negocio. Pero la clave está en entrar en esta actividad con la mejor franquicia posible y esa es Alfil.be.

¿Cuáles son sus diferenciaciones?

Las tiendas Alfil.be tienen un stock mínimo en tienda aplicando el sistema “just in time”. Esto garantiza que el franquiciado no acumula stock en sus estanterías, se eliminan los problemas de inmovilizado en los estantes y, al no existir compras mínimas, cada franquicia puede abastecerse unidad por unidad, suprimiento cualquier tipo de merma.

La central asume la logística de todas sus tiendas franquiciadas, disponiendo del mayor fondo de comercio del sector: los franquiciados tienen acceso a tiempo real a más de 300.000 referencias en stock con servicio 24 horas y entrega a cualquier punto de España. De este modo, las tiendas Alfil.be pueden servir al cliente cualquier producto que este le pida.

Eliminado el problema de stocks e inmovilizados tan propio de otros negocios de papelería, Alfil.be también destaca por reducir al máximo otros gastos estructurales del negocio, haciéndolo todavía más rentable. Las tiendas de la marca no necesitan grandes equipos de personal, sino que funcionan con el propio franquiciado (y algún empleado más, si se desea). Esto conlleva una reducción de costes y provoca, en consecuencia, que los precios de sus productos sean los más bajos del sector, generando así un gran interés por parte del público. El margen de beneficio que obtiene el franquiciado es elevado y, además, decidido por él: cada tienda tiene flexibilidad a la hora de fijar precios según sea el perfil de sus clientes.

Por otro lado, la franquicia destaca también por sus locales, espacios innovadores, cálidos y agradables y, sin embargo, que requieren poca obra civil, lo que reduce al máximo la inversión inicial necesaria: 16.000 euros (más IVA) más 6.500 euros (más IVA) de stock inicial.

Con Alfil.be, el emprendedor adquiere una franquicia con grandes posibilidades de negocio con hasta 13 líneas de actividad: venta en tienda, suministros a empresas, material escolar, manualidades, servicios de copistería, libros, talleres, quiosco, consumibles informáticos, juegos, mobiliario de oficina y venta online. Sumando todos estos factores, claves en el éxito de Alfil.be, las tiendas de la compañía cuentan con el punto muerto más bajo del mercado: la inversión se recupera rápidamente y los beneficios son altos. Por esto, Alfil.be ya ha superado el centenar de franquicias en toda España. Una cifra que seguirá creciendo este 2016 con emprendedores que deseen sumarse a este formato de éxito que sigue en constante evolución para seguir siendo la papelería del siglo XXI.

  Ver más información de ALFIL.be L. M.
09/05/2016

En este número

© Franquicias y Negocios 2016 Diseño web disgrafic.com