BY MOVIL (YOIGO)
FERSAY
Síguenos en: S�guenos en Facebook S�guenos en Twitter RSS

Franquicias por Sectores

La extinción del contrato de franquicia

Compartir

Todas las relaciones humanas, también las relaciones económicas y, específicamente, los contratos que de ordinario les dar sustento y cobertura nacen, evolucionan e inexorablemente (antes o después) se extinguen.

 La franquicia -como relación de tracto sucesivo que es- está llamada a perdurar en el tiempo, pero ello no significa que estemos ante un contrato “indefinido”, por lo que es obligado contemplar el momento de su extinción. No en vano las causas, consecuencias y demás circunstancias que rodean el fin del contrato forman parte del contenido imprescindible del mismo.

Dependiendo de cual sea la causa de extinción del contrato podemos hablar de dos escenarios principales:

        a) La resolución tempestiva o natural del contrato basada en la extinción del plazo pactado por las partes.- Este escenario no suscita especiales reflexiones desde el punto de vista jurídico pero, a nivel empresarial, es importante que el franquiciador contemple las consecuencias de la extinción en su estrategia de expansión mientras que por su parte el franquiciado deberá tener en cuenta el plazo pactado para la amortización de sus inversiones,  reembolso de los créditos que hubiera tenido que pedir, compromisos arrendaticios, compromisos adquiridos con otros proveedores de bienes y servicios como consecuencia del negocio, etc.

        b) La resolución anticipada, que es la que se produce antes de expirar el plazo pactado o, eventualmente, la prórroga en vigor.- Entre las diversas causas que pueden dar lugar al fin de la relación antes de lo previsto no podemos dejar de señalar el “mutuo disenso”, esto es, la voluntad común y coincidente de franquiciador y franquiciado en extinguir anticipadamente en uso de la soberana autonomía de sus voluntades. la voluntad. Tampoco profundizaremos ahora en este supuesto que, pese a lo que pueda parecer, es usado con mucha frecuencia y cuenta con una insospechada riqueza de matices.

También ha de quedar fuera de estas líneas, por razones obvias,  el supuesto referido a la muerte de la persona física o disolución / extinción de la persona jurídica.
Así pues, la resolución anticipada del contrato de franquicia obedece a supuestos de incumplimiento contractual. Por limitaciones de espacio han de quedar para mejor ocasión las causas preexistentes o concomitantes al acuerdo de voluntades (error, dolo, etc) y que pueden conllevar una resolución anticipada de contrato y nos centraremos en el incumplimiento, propiamente dicho, de un contrato válido y en vigor.

En puridad, la práctica totalidad de los supuestos de resolución del contrato de franquicia, tendrían encaje en el enunciado del artículo 1.124 de nuestro Código Civil que regula con carácter general la resolución de obligaciones bilaterales, sinalagmáticas por incumplimiento. Por su importancia transcribimos (parcialmente) el mismo a continuación:

La facultad de resolver las obligaciones se entiende implícita en las recíprocas, para el caso de que uno de los obligados no cumpliere lo que le incumbe.

El perjudicado podrá escoger entre exigir el cumplimiento o la resolución de la obligación, con el resarcimiento de daños y abono de intereses en ambos casos. También podrá pedir la resolución, aun después de haber optado por el cumplimiento, cuando éste resultare imposible (…) .

A pesar de que, en la gran mayoría de las ocasiones el comportamiento desencadenante de la facultada resolutoria tendrá encaje en esas breves y centenarias líneas (complementadas, eso sí, por una pacífica y constante jurisprudencia), es usual que los contratos contemplen un listado de causas de incumplimiento con la finalidad de clarificar conductas e incluir algún otro supuesto no subsumible en el citado precepto, facilitando en definitiva la aplicación del contrato.

Sería largo el repertorio de potenciales incumplimientos que –en ocasiones con minuciosidad exquisita- pueden encontrarse en un contrato de franquicia al uso; por ello enumeraremos las más relevantes refiriéndolas a los aspectos esenciales de la franquicia:

    1. En relación con la marca podemos señalar:

• Pérdida o revocación inicial o sobrevenida de la marca.

• Ilícitos u otras conductas del franquiciado que por su gravedad o repercusión pública pudieran poner en peligro el prestigio de la marca.

• La cesión no autorizada o utilización inadecuada de las marcas y signos distintivos del Sistema, especialmente cuando de dicha utilización se perjudicara el prestigio de la marca o se pretendiera, intencionadamente, confundir a terceros acerca de la identidad real del Franquiciado, como empresario independiente o se intentase hacer recaer en el Franquiciador responsabilidades que no le corresponden.

• El incumplimiento de la adaptación de la imagen corporativa propuesta por el Franquiciador, o la modificación de la imagen del establecimiento sin la debida autorización.

    2. En relación con el Know-How

• La inexistencia de un Know-how previamente comprobado y de valor real.

• La ausencia de formación y acciones de soporte y apoyo continuado.

• La violación de la cláusula de confidencialidad.

• Incumplimiento de la obligación de remitir al Franquiciador, en tiempo y forma, la información estipulada en este contrato.

• El impedir al Franquiciador las labores de control y supervisión estipuladas en este contrato.

• Incumplimiento del franquiciado de su obligación de aplicar los procedimientos y pautas operativas establecidas por el Franquiciador para el conjunto de la Red.

• Incumplimiento por parte del Franquiciado o de personal bajo su control de las obligaciones asumidas cuando tengan relación con la transmisión a terceros de los secretos propios del Sistema.

    3. En relación con el objeto de la actividad y terceros competidores

• El retraso en el inicio del negocio respecto a lo pactado.

• Violación de la cláusula de exclusividad de productos y servicios.

• La competencia desleal.

• El cese o abandono de negocio sin causa justificada.

• El incumplimiento de la normativa reguladora de la actividad que resulte aplicable en cada momento…

Si bien es cierto que este listado sería casi inacabable, no es menos cierto que el principal incumplimiento contractual es, sin ninguna duda, el de naturaleza económica. Así, la gran mayoría de las resoluciones anticipadas tienen como causa el retraso grave o  la falta de pago. En este sentido, la franquicia no conoce especialidades respecto a otros contratos de naturaleza onerosa. Hasta tal punto es así, sobre todo en nuestros días, que los contratos han empezado a contemplar el impago no como algo excepcional sino como “una eventualidad más” de la relación comercial arbitrando garantías y otras medidas orientadas a sobrellevar los incumplimientos económicos.
 

  Mariano Palacios
04/08/2011

En este número

© Franquicias y Negocios 2013 Diseño web disgrafic.com